Milfsex spandex

La joven putita juega con su polla de plástico

antiguo: el Museo Canario, la ermita de San Antonio Abad, su placita, las callejuelas. No puedo creerlo, me repetí esa frase una y otra vez. El lecho del mar se levantaba, separaba su piel, se descarnaba.

Una mujer pilla: La joven putita juega con su polla de plástico

Me quería mucho, me bautizó La Chanta; todavía mi padre sigue llamándome de ese modo. Con miedo, con mucho miedo, noté que la tierra temblaba. Si había marea alta, el camino de vuelta era más la joven putita juega con su polla de plástico fatigoso. No me dio vergüenza. Todo lo que me cuentas es cierto? Allí siempre nos hallábamos rodeados por unos vecinos que formaban parte de nuestra familia, llevaban la misma vida que mis padres. Era el final de mi Atlántico. Nunca había visto algo similar. El frío acero del cañón de una pistola presionando mi nunca. Adelante querido nieto, come, no tengas miedo, no te va a morder, comele todo el coño a tu querida abuelita. Me tiraba al agua, subía de nuevo, me lanzaba como una saeta, daba vueltas a su alrededor y parecía que nadara sobre las mismas olas. Por favor!- Le supliqué. Debes hacerlo, por favor, por tu abuelita que tanto te quiere. Sentía que mi gran roca se quería alejar conmigo, pero el mar con su gran manto me salvaba. Se lo repetía con frecuencia, era mi ilusión. En ese momento me enganché del brazo de mi amiga. Por eso acechábamos cuando los vigilantes estaban en las habitaciones contiguas para darnos besos y más besos. Unos hombres luchaban contra una gran ballena blanca: Moby Dick; Gregory Peck fue el protagonista. Su mirada intentaba descubrir mi respuesta. Volviendo a Oscar, tres meses antes de regalarme aquella gran caja de bombones me lo tropezaba por el Paseo con mucha frecuencia, y también seguían las llamadas telefónicas.

0 pensamientos en “La joven putita juega con su polla de plástico”

Comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *